Pueblos Mágicos
Viesca

El nombre oficial del hoy cuarto Pueblo Mágico de Coahuila, es Villa de San José de Viesca y Bustamante, fundado el 25 de julio de 1731. Conocido como “el origen de La Laguna”, el nacimiento de Viesca se remonta a épocas de la colonia, cuando los españoles emigraron hacia tierras del norte de México y se establecieron primero en Parras de la Fuente, para luego avanzar hacia Viesca, en ese entonces lleno de manantiales y habitado por indios tlaxcaltecas en su totalidad.
El municipio obtuvo su actual denominación como Villa de Viesca, en 1731. El acervo histórico de este pueblo comienza con el paso del Padre de la Patria Don Miguel Hidalgo en 1811, quien recorrió este lugar y poco después fue aprehendido en Acatita de Baján y conducido a Chihuahua para ser fusilado.
Viesca tiene como patrimonio la Casa Juárez, un edificio donde se estableció el gobierno legítimo de Benito Juárez del 27 de agosto al 4 de septiembre de 1864, con su República itinerante. Otro momento histórico es cuando se registra el levantamiento armado magonista el 24 de junio de 1908 en Viesca contra el régimen de Porfirio Díaz; considerado como el movimiento emancipador y precursor de la Revolución Mexicana.

Entre sus construcciones históricas destaca la Capilla de Santa Ana y la ex Hacienda de Hornos, que según registros datan de 1599, antes de la fundación del municipio. La celebración religiosa más importante en Viesca es su fiesta patronal del 25 al 27 de julio de cada año, cuando festejan a Santiago Apóstol.
Su gastronomía típica comprende productos elaborados a base de dátil y nuez y las reliquias elaboradas en hornos de adobe con madera de mezquite. Destaca entre sus tradiciones la elaboración de unos panesillos rosados conocidos como “mamones”.
En épocas prehispánicas éste territorio estaba cubierto por el Mar de Tetis, que al secarse dio paso a las Dunas de Bilbao, cuya extensión es de 1.5 kilómetros de ancho por 3 kilómetros de largo y cuenta con interesantes especies endémicas como la lagartija de los arenales. Sumergir los pies en la arena será una interesante experiencia, se recomienta visitarlas temprano, debido a que más tarde el sol es muy intenso.
Viesca se mantiene actualmente gracias a las maquiladoras, la agricultura y el apoyo de los ausentes, quienes no dejan de ver por el pueblo que los vio nacer.