El Gatuño, ejido de la Ciudad de Matamoros, se convirtió en un lugar trascendental para la historia del país, pues fungió de resguardo para el Archivo General de la Nación, durante la invasión de los franceses.
El país corría el riesgo de ser ocupado políticamente por un segundo imperio, el de Maximiliano de Habsburgo. Ante este inminente peligro, Benito Juárez buscó resguardarse en la parte del norte de México, llegando así a tierras laguneras.
El 27 de Agosto de 1843, Juárez llega a La Peña (ahora ejido El Amparo) en el municipio de Parras. Ahí se establece y comienza a atender asuntos administrativos. Al poco tiempo se entrevista con campesinos del municipio de Matamoros, entre los que se encontraban los hermanos Vicente y Timoteo Ramírez.
Estos hermanos generaron una profunda confianza en el presidente, al grado de que les encomendó el Archivo General de la Nación para que ellos lo protegieran como lo creyeran prudente. Ellos, conocedores del territorio lagunero, excavaron el suelo de grutas hasta llegar a la Cueva del Tabaco, donde ocultaron los documentos.
Durante los más de dos años que duró la intervención, Vicente y Timoteo Ramírez cuidaron del Archivo. Aún cuando la presión de los franceses se hizo visible al quemar casas en Matamoros y torturar a algunos seguidores, ellos nunca delataron la ubicación de los documentos.
La Cueva del Tabaco es la prueba del orgullo nacional característico del Coahuila, así como la valentía y compromiso del pueblo matamorense.
Actualmente se puede visitar y observar las publicaciones de la época donde se narra desde la llegada del Presidente a la región hasta el momento en que se regresó el Archivo General de la Nación.

 

Dirección: Tramo Oriente carretera Matamoros – Saltillo

(A 15 km. de Matamoros)

Tel. (871) 749 1000

Admisión: Sin costo

 

Share →